Historia

El Grupo de Iniciativas para la Calidad de la Educación Superior (GICES), es el ámbito de una colectividad interesada en la mejora de la calidad de la educación superior. El GICES representa una expresión de la concertación de voluntades que emerge desde la sociedad civil y vincula a personas de los sectores público y privado, tras el objetivo superior de contribuir a que se instalen en el país procesos de calidad en las instituciones que forman profesionales y en las que regulan su ejercicio.

El GICES se construye a partir del genuino interés de apoyar acciones en beneficio de los involucrados en la educación superior, es decir todo el país, para fortalecer los marcos de la normatividad, así como los de la participación y vigilancia ciudadana en los asuntos de la educación superior universitaria y no universitaria.

En lo inmediato, el GICES ha logrado, después de extensas investigación y discusiones, concluir una propuesta de anteproyecto de ley para la creación del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Superior, ordenado por la Ley General de Educación en su Capítulo III, Artículos 14, 15 y 16.

Concebida como una instancia de reflexión y de colaboración mutua, desde sus orígenes el GICES ha contado con la cooperación del Consorcio Catalyst, que asume el rol de secretaría técnica, y de USAID.

¿Quiénes Somos?
El GICES lo conformamos un grupo de personas plural y variado en sus opciones confesionales, políticas y profesionales; multidisciplinario, cuyos miembros trabajan en distintas instituciones vinculadas al quehacer formativo de la educación superior en el Perú , preocupadas por la calidad de los servicios educativos en la educación superior y con alternativas para que la calidad y las oportunidades de los estudiantes de institutos de educación superior universitaria y no universitaria mejoren en relación a la situación actual.

El GICES se está consolidando a la par con los debates en su seno y con el regular funcionamiento de sus comisiones. En consecuencia, abordar como una tarea colectiva la construcción de una sólida propuesta técnica y legal, que se transforme luego en un anteproyecto de ley, así como actividades de difusión que permitan crear una corriente de opinión favorable, le han dado al grupo una dinámica propia. En este momento, la propuesta del Grupo ya, en forma de anteproyecto, ha sido admitida para su debate en el Congreso de la República.

Los Inicios
En mayo del año 2003 se realizó una reunión en la que participaron los socios del Consorcio Catalyst - Pathfinder, así como algunos congresistas de la República y otras personalidades invitadas, con el objeto de dar a conocer el trabajo que se venía realizando en el terreno de la acreditación de escuelas y facultades de carreras de las ciencias médicas y certificación de profesionales e intercambiar experiencias. Con el mismo objetivo se realizó una segunda reunión en el mes de julio del mismo año.
Conocedores de estos esfuerzos y de la experiencia que adquiría el trabajo, un grupo de personas entendidas en el tema e interesadas en mejorar la calidad de la educación superior en el Perú, decidieron solicitar realizar una convocatoria amplia y multidisciplinaria, a través de la cual se intentara impulsar estos procesos y colaborar con el mandato de la Ley General de Educación.

Con fecha 2 de octubre del 2003 se convocó a la primera reunión a la que asistieron un número considerable de personas. Entre los acuerdos más importantes que se tomaron estuvo el de constituirse como un grupo de trabajo y denominarse "Grupo de Iniciativas por la Calidad de la Educación Superior" e incluir a otras personas e instituciones en el Grupo.
A partir de entonces, entre octubre del 2003 y mayo del 2004, se han llevado a cabo varias reuniones más, el Grupo se ha organizado, se han formado tres comisiones de trabajo (Aspectos técnicos, Legitimación del proceso y Decisión política) estableciendo cada una de ellas sus propios planes de trabajo y cronogramas de reuniones. El Grupo edita el boletín EduCalidad, el cual está llamado a convertirse en un eje de articulación de su trabajo y en ( un ) vocero que contribuya a elevar y generalizar el debate en torno a la calidad de la educación superior. Obviamente, la participación de las personas e instituciones que conforman el Grupo de Iniciativa es totalmente voluntaria y no es remunerada.