Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/sh404sef/sh404sef.php on line 30

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/sh404sef.class.php on line 27

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class sh_Net_URL in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/sh_Net_URL.class.php on line 124

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/sh404sef.class.php on line 291

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/sh404sef/sh404sef.php on line 57

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/helpers/extplugins.php on line 94

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/helpers/extplugins.php on line 56

Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/sh404sef/sh404sef.php on line 132

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/classes/router.php on line 53

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/helpers/db.php on line 42

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/joomailermailchimpsignup/joomailermailchimpsignup.php on line 377

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/sh404sef/sh404sef.php on line 144

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/shmobile/shmobile.php on line 64

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/joomailermailchimpsignup/joomailermailchimpsignup.php on line 516

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/joomailermailchimpsignup/joomailermailchimpsignup.php on line 524

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/joomailermailchimpsignup/joomailermailchimpsignup.php on line 1114

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/sh404sef/sh404sef.php on line 162

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/classes/router.php on line 372

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/sh404sef.class.php on line 1350

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/administrator/components/com_sh404sef/sh404sef.class.php on line 960

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/components/com_sh404sef/sef_ext.php on line 274

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/components/com_sh404sef/sef_ext.php on line 570

Strict Standards: Only variables should be passed by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/components/com_sh404sef/sef_ext.php on line 590

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/joomailermailchimpsignup/joomailermailchimpsignup.php on line 34

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/plugins/system/joomailermailchimpsignup/joomailermailchimpsignup.php on line 39

Strict Standards: Only variables should be assigned by reference in /home1/julio80/public_html/gices.org/components/com_sh404sef/shPageRewrite.php on line 697
Editorial http://gices.org Fri, 22 Sep 2017 09:53:04 +0000 Joomla! - Open Source Content Management es-es Carta abierta GICES http://gices.org/editorial/carta-abierta http://gices.org/editorial/carta-abierta

La Educación Superior como instrumento para la sostenibilidad económica del país

Señor Presidente de la República, señores ministros, señores congresistas, comunidad educativa, medios de comunicación y sociedad peruana en general:

logo-fbCada vez es más evidente que el desarrollo económico y social no se basa en la explotación de los recursos naturales o de mano de obra, sino en la aplicación de conocimientos, por ello es indispensable que los esfuerzos del actual gobierno y de la sociedad peruana en general estén abocados a la educación.

La educación superior, merece particular atención, por el gran valor de retorno que ésta implica; en ese sentido, es fundamental que la educación superior sea reconocida por todos los actores de la sociedad como un verdadero instrumento de desarrollo y auténtica herramienta de la sostenibilidad del crecimiento económico que ahora recorre nuestro país; de lo contrario, muy pronto solo tendremos el recuerdo de un fugaz auge económico.

En este sentido, el GICES hace un urgente llamado a las autoridades del país, la comunidad educativa -instituciones educativas, colegios profesionales, alumnos, padres de familia, etc. -, medios de comunicación y a la sociedad peruana en general, para sumarse a una iniciativa de debate público alturado y documentado con el que se logre una corriente de opinión que le otorgue a la educación superior el tratamiento prioritario y los espacios que se merece; y que han sido permanentemente postergados.

El GICES, es una asociación civil sin fines de Lucro comprometida desde hace una década con promover la mejora continua de la calidad de la educación superior y del ejercicio profesional; es un espacio de diálogo, expresión colectiva y vigilancia ciudadana en temas vinculados a la calidad y educación superior; así, en el marco de sus fines, se compromete a remitir a las autoridades, medios de comunicación y diferentes actores de la sociedad, sus opiniones, recomendaciones y denuncias que contribuyan a colocar la educación superior en la agenda pública nacional; para lo cual solicitamos la colaboración de todos los que sientan un genuino compromiso con el desarrollo social y económico sustentable de nuestro país.

www.gices.org
i
nfo@gices.org

]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Thu, 15 Nov 2012 17:53:07 +0000
ENTREVISTA a Gabriela Cabieses de Rodriguez, directora del ISUR http://gices.org/editorial/entrevista-a-gabriela-cabieses-de-rodriguez-directora-del-isur http://gices.org/editorial/entrevista-a-gabriela-cabieses-de-rodriguez-directora-del-isur ENTREVISTA a Gabriela Cabieses de Rodriguez, directora del ISUR

Con la reciente reconocimiento del Instituto del Sur (ISUR) hecho por el World Federation of Colleges and Polytechnics, hemos tenido el agrado de entrevistar a la directora general Gabriela Cabieses de Rodriguez sobre temas generales de la educación técnica.

 

Maria Gabriela Cabieses de Rodriguez, directora general del Instituto del Sur, Arequipa. Graduada como Psicóloga Educacional, con estudios de Maestría en Tutoría, y estudios de postgrado en Marketing. Trabajo hace 24 años en el ISUR, y me desempeñe como directora académica, directora de Extensión profesional, directora de marketing y desde hace 12 años, como Directora General. Soy miembro del Consejo Superior de la Universidad Católica San Pablo, profesora de UCSP y del Instituto del Sur en el curso de Comportamiento de Consumidor en las carreras de Administración de ambas instituciones.

El ISUR, cuenta hoy con 8 carreras profesionales en las áreas de Gestión, Administración Bancaria y Financiera, Administración de Negocios Internacionales, Marketing Empresarial; Tecnologías, Computación e Informática y Administración y Sistemas; Turismo, Administración de Servicios de Hostelería y Guía Oficial de Turismo; y Gastronomía, Gastronomía y Arte Culinario; tenemos matriculados cerca de 2,000 alumnos en dichas carreras y más del 86% de egresados trabajando en sus propias especialidades.

GICES: En tu opinión ¿Cuáles serían los tres principales desafíos de la educación técnica los próximos años?

Gabriela Cabieses: Promover la revalorización de la Educación Profesional Técnica en nuestro país, a fin de que no sea considerada por los estudiantes y padres, como una opción de segundo nivel, y que sea valorada por los empresarios, pagándoles sueldos justo y de nivel. El profesional técnico debe ser considerado un especialista, un tecnólogo en determinada área, y no personal de “mando medio”.

Mejorar la calidad de la Educación Técnica en nuestro país, para que sea una educación que responda a las necesidades del mercado laboral, y permita insertar rápidamente a los muchachos; ojalá la acreditación coadyuve a este desafío.

Internacionalizar y globalizar la enseñanza técnica, para nutrirse mutuamente de las experiencias y necesidades de los países, y responder al reto de manera global.


GICES: Para un Centro de formación profesional es vital el estar conectado con los empleadores ¿Qué estrategia seguir para tener un diálogo continuo con los mismos? ¿Qué estrategias usan en el ISUR?

Gabriela Cabieses: Es sumamente importante estar conectado con la empresa, pues de lo contrario, en aulas se estarán preparando a futuros profesionales sin las habilidades ni conocimientos que requieren las empresas para solucionar sus problemas; para ello creo que es muy importante tener algunas estrategias que las hacemos también en el ISUR:
a. Participación activa en gremios empresariales;
b. Profesionales que trabajen en empresas, que sean parte de la plana docente de la institución;
c. Comités Consultivos empresariales, que validen las currículas;
d. Participación de empresarios, en conversatorios a lo largo de los semestres académicos.


GICES: La reciente encuesta de Manpower muestra que en el Perú el 41% de los empleadores tienen problemas para cubrir puestos de trabajo en el 2012, ¿Cuál es la situación en Arequipa y en el sur del país? ¿Cómo se debería responder a esta demanda insatisfecha?

Gabriela Cabieses: Pienso que hoy es momento también de que la empresa se acerque más a la educación, y trabaje en conjunto con ella, para generar la información y diseñar las competencias que requieren a nivel curricular; así mismo, como mencione anteriormente, muchos chicos no desean estudiar educacion técnica por la “mala paga” de las empresas hacia los técnicos, esto tienen que cambiar también, y así habrán muchos muchachos interesados en estudiar para trabajar en puestos técnicos en nuestra región.

Pienso que la realidad de cada carrera es distinta en cada caso.

]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Thu, 11 Oct 2012 14:12:47 +0000
Nuevo Consejo Directivo GICES http://gices.org/editorial/nuevo-consejo-directivo-gices http://gices.org/editorial/nuevo-consejo-directivo-gices Nuevo Consejo Directivo GICES

El pasado martes 18,  la Asamblea General de Asociados del GICES, eligió a su nuevo Consejo Directivo, para el periodo 2012-2015. El máximo órgano de gestión de la asociación quedó conformado por:

 

Angélica Coronel Flores – Presidenta,

Roberto Barrientos Mollo -  Vicepresidente,

Roberto Cenzano Durán – Secretario,

María Elvira León Di Gianvito – Tesorera,

Hugo Nava Cueto – Vocal,

Doris Maraví Gutarra- Vocal,

Enrique Watanabe Varas – Vocal

 

La presidenta saliente tomó juramento de la presidenta electa, quien a su vez, hizo lo propio con los demás integrantes del Consejo Directivo.

Nélida Chávez De Lock, la presidenta saliente, dio su informe de rigor, en el que destacó los trabajos y eventos realizados por la asociación durante su periodo de gestión, así como los pronunciamientos institucionales remitidos a las diferentes instancias del gobierno en aras de colaborar con la mejora de las políticas públicas en materia educativa.

 

Finalmente, tomó la palabra, Angélica Coronel Flores, la nueva presidenta del GICES, quien señaló: “siempre es saludable regresar a nuestros orígenes institucionales, y sobre esa base, reinventarnos en el camino para colaborar, en una forma cada vez más eficaz, con la mejora de la calidad educativa del país”. Manifestó su particular preocupación por el actual divorcio existe entre la oferta educativa, las preferencias de los usuarios del servicio educativo, y la demanda del mercado laboral. Concluyó su intervención agradeciendo a los asociados por la confianza depositada en su persona, y destacando la trayectoria de los integrantes del nuevo Consejo Directivo que la acompañan, con quienes comparte un genuino compromiso con  la educación.

¡Saludamos al nuevo Consejo directivo y le auguramos una próspera gestión!

]]>
juancarloscruzdiaz@gmail.com (Super User) Editorial Sat, 22 Sep 2012 06:12:21 +0000
Calidad, una decisión estratégica en la educación superior http://gices.org/editorial/calidad-una-decision-estrategica-en-la-educacion-superior http://gices.org/editorial/calidad-una-decision-estrategica-en-la-educacion-superior

Por: Mg. Pablo Moreno Romaní.

Coordinador de Calidad e Innovación Educativa
Universidad de Ingeniería y Tecnología UTEC

Las acreditaciones nacionales o internacionales de carreras de ingeniería y tecnología i+t se logran demostrando que la calidad de los procesos administrativos y de docencia cumplen estándares establecidos por la profesión para la cual se preparan los estudiantes.  El producto final de una buena educación superior es un egresado titulado insertado en el mercado laboral que disponga de competencias demandadas, que reconozca en el aprendizaje continuo una forma de hacer frente a los retos de la vida. En esta línea, las instituciones de educación superior que vinculan sus estrategias con las tendencias de la industria y mercados laborales contribuyen efectivamente a la satisfacción de las necesidades de la sociedad en conjunto. Este ensayo pretende exponer que la implementación de un plan de mejora continua para programas i+t que dinamice el trabajo empresa- academia puede mejorar el logro de competencias esperadas en los egresados y mejorar o mantener la empleabilidad de los mismos.

1. INTRODUCCIÓN

La primera vez que pensé en escribir un ensayo con este tema, escuchaba como fuertes campanazos el término globalización.  Me refería a los campanazos del pánico porque, el inicio de este proceso mundial fue en 1989 en Europa con la caída el Muro de Berlín y nosotros en el 2007 hablábamos de ello como un fenómeno nuevo. De hecho ha habido una enorme integración en las comunicaciones, finanzas, transporte en los últimos años; a ello se suma el actual creciente interés por países como Alemania y Australia por egresados de educación de ingeniería y tecnología de nuestros países. En esta realidad mundial, un análisis sobre las ventajas comparativas y competitivas de los países no puede dejar de lado que las diferencias establecen nuevas dinámicas de intercambio de profesionales.

Algunas preguntas que estimo se han hecho los países antes mencionados y hago acá son: ¿qué competencias y habilidades se requieren para asegurar la producción de bienes y servicios de nuestros países en el largo plazo?, ¿Cómo está la situación de la educación superior en el Perú cuando pensamos en calidad y empleabilidad de los egresados de las carreras de i+t?, ¿En qué están pensando los directivos de las universidades e institutos de ingeniería y tecnología?

Seguramente tenemos respuestas que pueden resolver las preguntas planteadas y de hecho ellas están relacionadas unas con otras.

Desarrollar carreras eficaces, es decir cuyos egresados logren insertarse con éxito al mercado laboral, pasa por conocer la totalidad de los procesos involucrados en la ejecución de un currículo; implementar planes o programas de mejora continua y optar por acreditaciones cuyos beneficios recaigan sobre la calidad de la enseñanza y por ende sobre los profesores y egresados.

Compararnos con las mejores prácticas de educación del mundo y aplicar sus mejores prácticas en la educación superior permitirá, en el largo plazo, aprovechar la ventaja comparativa de nuestro país y darle mayor valor agregado a los recursos naturales y geográficos; formar e insertar a egresados con perfiles globales al mercado laboral para que incrementen la productividad y competitividad de las empresas y aporten al desarrollo económico y social.

En el presente trabajo se presentan algunas definiciones de la calidad en la educación así como de acreditación. Se presenta la situación actual de las carreras de ingeniería y tecnología en el Perú; las iniciativas peruanas que apuntan a preparar carreras con egresados globales. Así mismo, se presenta el camino que han tomado otros países para poder correr sobre la ola de la globalización. Finalmente se menciona el número de programas acreditados por entes peruanos y extranjeros. Y la importancias de la implementación de un plan de mejora continua con énfasis en mejorar la relación academia- industria a través de los comité técnicos consultivos para mejorar la empleabilidad de los egresados.

2. CALIDAD EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR

La calidad en la educación superior es “un concepto pluridimensional que debería comprender todas sus funciones y actividades: enseñanza y programas académicos, investigación y becas, personal, estudiantes, edificios, instalaciones, equipamiento y servicios a la comunidad y al mundo universitario. Una auto- evaluación interna y un examen externo [1].

3. ACREDITACIÓN

La acreditación de acuerdo al Accreditation Board for Engineering and Technology, Inc. (ABET), (www.abet.org ), es la garantía de que una carrera o programa logra estándares de calidad establecidos por la profesión para la cual se prepara a los estudiantes. 

Según datos de la Asamblea Nacional de Rectores, en el Perú, a diciembre del 2010 se ofrecen más de 200 distintas carreras en 133 universidades a nivel nacional [2]. Más del 60% de ellas pertenecen a las ramas de las ciencias sociales y la diferencia pertenece a las ramas de la ingeniería y tecnología. “Las economías latinoamericanas van hacia industrias con mayores requerimientos tecnológicos, para producir exportaciones de mayor valor agregado. Necesitan más técnicos [3] y más ingenieros. Se puede observar, en estos últimos datos, una contradicción real.

En estos últimos años hemos podido conocer a gran número de directores de programas de ingeniería, responsables de proyectos de acreditación, responsables de institutos tecnológicos, jefes de oficinas de acreditación, coordinadores de calidad de la educación, en todos los casos, tanto de instituciones públicas y privadas. Los problemas recurrentes que se tienen para implementar procesos de calidad y mejora continua son: falta de presupuesto, falta de recursos humanos capaces, falta de tiempo y falta de decisión de los directivos, por mencionar algunos. 

Pero en las oportunidades en las que nos encontramos con muchos de ellos hemos planteado algunas preguntas, que aunque parecen de elementales respuestas no lo son: ¿Cada cuánto tiempo se actualizan los planes curriculares?, ¿Quiénes participan en las actualizaciones curriculares?, ¿A qué obedece la distribución de la teoría y práctica?, ¿Cuáles son los objetivos educacionales o competencias a lograr por los egresados una vez empleados?, ¿Cuáles son los Resultados a lograr por los estudiantes?, ¿Cuántos egresados tienen los programas?, ¿Cuántos de ellos trabajan?, ¿Cómo se comporta el número de postulantes a las carreras que se ofrecen?, ¿Cómo se establecen las cargas horarias de los profesores?. Las respuestas a estas preguntas no están motivadas por una expectativa futura de trabajo para los egresados ni están sustentadas en planes estratégicos de las instituciones de educación superior.

Lo que se pretende al plantear estas preguntas es incentivar el pensamiento crítico sobre: ¿Para qué se necesita el presupuesto?, ¿Para qué se necesita el recurso humano capaz?; dicho de otra manera, ¿si los recursos no fueran escasos quizá se tendrían respuestas coherentes con resultados de alta empleabilidad?

Hablar de acreditación es hablar de calidad. Al pensar en calidad, en varias de las citas anuales de la Semana de la Calidad que se desarrollan hace años en el Perú y en las conferencias de la Convención Minera que se realiza en Arequipa y en Medellín- Colombia, por ejemplo, hay consenso que para implementar procesos de calidad y mejora continua, lo primero que hay que lograr es el integro apoyo de las más altas autoridades de las instituciones. Son ellos los que pueden y deben responder a las preguntas antes planteadas.

Mi experiencia me ha demostrado que no hay ningún país que lo tenga todo ni país que no lo quiera todo. Amigos lectores, hace muchos años que sabemos cuál es el estado de la educación y enseñanza superior del Perú; tratar de responder por qué está cómo está?, a estas alturas del partido es nada más que pernicioso. La propuesta es que se revisen los procesos administrativos y académicos para mejorarlos. Para ello se deben emplear estándares comprobados internacionalmente; cuya base es justamente la revisión y mejora continua.

4. QUERER NO ES PODER, HACER SÍ ES PODER.

La UNESCO se refiere, en el artículo 6 de la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI, a la calidad como “La pertinencia de la educación superior que debe evaluarse en función de la adecuación entre lo que la sociedad espera de las instituciones y lo que estas hacen” [4].

Según La Organización Mundial de Comercio, durante los años setenta, Perú, Corea del Sur y Hong Kong eran economías cuyas exportaciones alcanzaban los 1 000; 2 500; y 1 000 millones de dólares respectivamente. En el 2011 las exportaciones de dichos países se ha multiplicado por 46; 223; 428 veces.

Irlanda, es un ejemplo a seguir. En la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE), realizada en Arequipa- Perú, el 2006, John Bruton, ex Primer Ministro de ese país, dijo que “Dar el salto de país en desarrollo hacia país desarrollado se llama educación” y es aquello que distingue al “Milagro Irlandés”. La producción per cápita de Irlanda el año 2006 era de aproximadamente 44 500 dólares y ocupaba el segundo lugar en Europa después de Luxemburgo. La decisión por invertir en la educación y apertura hacia el exterior le ha dado a Irlanda, Corea del Sur y Hong Kong resultados extraordinarios.

5. ACUERDOS INTERNACIONALES EN TORNO A LA CALIDAD DE LA EDUCACIÓN.

En el mundo de la educación superior en ingeniería y tecnología de los países más desarrollados se han creado acuerdos en torno a la calidad de la educación superior. Los Acuerdos de Washington, Sydney y Dublin. A través de estos acuerdos, los signatarios, entes independientes que promueven la calidad de la educación superior, a través del establecimiento de estándares de calidad  reconocen la equivalencia de las ramas de ingeniería y tecnología acreditadas. Para impulsar estos acuerdos los signatarios, han acordado políticas y procesos para conceder los reconocimientos y acreditaciones de las carreras con la conclusión de que son comparables y aceptables en sus países. Así han desarrollado criterios de evaluación que aplican a los programas o carreras que lo solicitan. Ellos reconocen como sustancialmente equivalentes o acreditan directamente las carreras. Los países a los que pertenecen estos signatarios son Estados Unidos, Japón, Malasia, China, Canadá, Australia, Inglaterra entre otros, y por supuesto los dos milagros económicos llamados Irlanda y Hong Kong.

6. ¿QUÉ SE ESTÁ HACIENDO EN EL PERÚ?

De las cifras del Banco Central de Reserva del Perú, se indican que más del 75% de la oferta exportable proviene de los sectores agrícolas, mineros, petróleo y gas natural [5]. Así mismo estos sectores atraen las mayores inversiones de los siguientes 3 años. Solamente la minería genera cerca de 95.000 puestos de trabajo directo y 400.000 indirectos; y 1.400 millones de dólares en compras internas.  La pregunta que acá cabe hacerse, dado que la minería es una actividad de producción a menores costos, es ¿cómo estamos preparados para responder ante correcciones de precios de minerales? ¿Cómo estamos preparando a los ingenieros, tecnólogos y técnicos para escenarios de menores precios?.

El año 2003 cinco carreras de ingeniería y tecnología iniciaron sus procesos de autoevaluación con miras a la acreditación nacional o internacional.  El año 2007, 26 carreras estaban en proceso hacia la acreditación. Hoy día 52 carreras han logrado el reconocimiento como acreditados y hay muchos programas en proceso de autoevaluarse. Entre estos se cuentan a los programas de ingeniería y tecnología acreditados por las agencias internacionales ABET, ASSIN; así mismo ICACIT y el CONEACES. Las acreditaciones han sido lideradas por iniciativas privadas que convocaron a estos entes foráneos para que las evalúen; pero también se convocó a entes nacionales gracias al impulso del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE).

Tabla 1. Programas acreditados en Perú, al 2012

 

Agencias acreditadoras

# Programas acreditados

ABET- USA

20

ASIIN- Alemania

9

CONEACES- Publica Nacional

1

ICACIT- Privada Nacional

22

Total programas acreditados

52

 

 

Siendo el instituto superior tecnológico Tecsup el que más programas acreditados tiene: 21; seguido de la Universidad Católica del Perú: 10; la Universidad San Martin de Porres: 9; La UPC: 8; La UTP: 2 y el Cibertec y Normal Instituto Pedagógico Nacional Monterrico cada uno con una carrera acreditada.

7. MODELO PROPIO: PLAN DE MEJORA CONTINUA (PMC).

El PMC es un sistema de gestión de calidad  plasmado en tres ejes: Medición, Evaluación y Acciones de Mejora. Estos ejes permiten medir cómo los estudiantes y egresados logran las competencias en las cuales se les formó; así mismo, permiten la mejora de los servicios de apoyo administrativos para el mejor desempeño de los programas.

El PMC permite medir, mediante la aplicación de 14 herramientas de medición cuantitativa y cualitativa el logro de los objetivos de largo plazo llamados OEPs y los objetivos de corto plazo llamados Resultados o Resultados de los Estudiantes.  Ver figura 1: “Modelo de Plan de Mejora Continua”.

El hecho de medir, y procurar mejoras en el logro de los Resultados y OEPs por parte de los estudiantes y egresados permite que los programas logren sus misiones y aporten al logro de la misión y visión de la institución. 

El PMC permite medir, mediante la aplicación de 14 herramientas de medición cuantitativa y cualitativa el logro de los objetivos de largo plazo llamados OEPs y los objetivos de corto plazo llamados Resultados o Resultados de los Estudiantes.  Ver figura 1: “Modelo de Plan de Mejora Continua”.

El hecho de medir, y procurar mejoras en el logro de los Resultados y OEPs por parte de los estudiantes y egresados permite que los programas logren sus misiones y aporten al logro de la misión y visión de la institución.

Fig.1. “Plan de Mejora Continua”.  [6].

pcm

El logro de los OEPs se mide con: (1) encuestas a egresados, (2) encuestas a empleadores, (3) seguimiento de los movimientos de todos los egresados para conocer la evolución laboral, remunerativa y plan de desarrollo profesional, y (4) reuniones del Comité Técnico Consultivo.  De otro lado el logro de los Resultados de los estudiantes se mide mediante la aplicación de 5 herramientas de medición: (1) los criterios de desempeño, que permiten la medición directa del logro de competencias (2) desempeño de estudiantes en pasantías en empresas (3) desempeño de estudiantes en prácticas en empresas (4) encuestas a estudiantes sobre el logro de los Resultados (5) entrevistas a estudiantes para medir el grado en que entienden la diversidad cultural y cómo perciben su responsabilidad social y ética en el ejercicio de la profesión y la necesidad de educación a lo largo de la vida; así como su nivel de comunicación. Los objetivos de los cursos se miden durante la ejecución de cada asignatura a lo largo de la carrera. Una vez que se miden el logro de los OEPs y Resultados, los cinco entes de evaluación proponen mejoras.  

8. ¿QUÉ SE HACE CON LO QUE SE MIDE?

Luego de la etapa de medición se evalúan los resultados para proponer mejoras. La evaluación la hacen cinco entes de evaluación: (1) Comité Central de Mejora (2) Comités de Programa, (3) Comités Técnicos Consultivos (4) Comités de Servicios al Estudiante y Egresado (5) Comités de Departamento o Jefaturas, conformados por docentes, egresados, miembros de empresas, personal administrativo y directivo de la institución. El ejemplo de medición que a continuación presentamos es el del logro de los OEPs de los egresados de un programa de electrónica y automatización industrial.  

Fig.2. Logro de OEPs entre los años 2006 y 2010.

tabla

Tabla 2. OEPs de una carrera tipo.   

 

Objetivos Educacionales de la Carrera de Electrónica y Automatización Industrial

A.

Poseer una sólida formación en electrónica industrial y control de procesos y trabajar con éxito en empresas de producción y de servicios.

B.

Identificar y analizar problemas, proponer y desarrollar soluciones, aplicando técnicas y herramientas modernas.

C.

Administrar los recursos y trabajar en equipo con efectividad, iniciativa y creatividad.

D.

Estar comprometido con tu desarrollo y con la calidad en el trabajo.

E.

Practicar principios éticos y contribuir al desarrollo de la sociedad.

8.1       Acciones de Mejora

Las acciones de mejora por lo general están asociadas a superar barreras en el trabajo en equipo, aprendizaje continuo. Sobre todo para la automatización y control de procesos en minería.  Se propone revisiones curriculares enfocadas a la inclusión de temas de mejora de calidad en procesos productivos, son implementadas por los jefes de departamento. En esa línea se sugirió el acercamiento de los estudiantes a las nuevas tecnologías como instrumentos, software, controladores, etc. Y a través de las visitas a más empresas, buscar relaciones amistosas/ profesionales con más empresas aprovechando la gran red de egresados para organizar estas visitas guiadas a las más prestigiosas empresas del Perú. El comité que genera las acciones de mejora verifica en sus reuniones periódicas los resultados obtenidos producto de su ejecución. Es importante el archivo de las evidencias en forma de actas y agendas. 

9. PROYECTOS DE ACREDITACIÓN.

La acreditación exige trabajo interno y externo. El trabajo interno consiste en la asignación de recursos para la realización de los proyectos; la conformación del equipo de trabajo; conocimiento de los criterios de evaluación de las distintas agencias de acreditación; capacitación de los equipos de trabajo; capacitación del personal administrativo y docente; así mismo de los alumnos, los egresados y los empleadores de los egresados. Se trabajó un inventario de los procesos de la gestión educativa y administrativa de apoyo, y con todo eso se elaboró un auto estudio o auto evaluación sobre la base de los criterios de evaluación de ABET, ASIIN (www.asiin.de),  y el resto de las agencias. Estos criterios consideran: OEPs, Resultados, Plan de Mejora Continua, Características de los Programas, Nivel profesional e industrial de la plana docente, infraestructura, equipamiento y software, disposición de recursos financieros, características específicas de la carrera con relación al nivel del Bachelor in Engineering Technology. En esta auto evaluación se describen todas las fortalezas y debilidades, y se determinan las brechas para trabajar las mejoras de manera eficiente.

10.  ETAPAS DE LA ACREDITACIÓN.

En los últimos años hemos podido realizar varias visitas a Estados Unidos para establecer contacto con los jefes de los comités evaluadores para absolver dudas sobre la autoevaluación. En una etapa posterior se realiza el envío de la versión preliminar de la autoevaluación; para culminar en el envío de la versión definitiva y visita de acreditación. El proceso termina con la declaración formal de acreditación. El proceso puede demorar hasta 19 meses en el caso de ABET y 1 año en el caso de ASIIN.

11. DIFERENCIA DE ENFOQUES.

El enfoque de ABET es a los procesos de mejora continua; medición del logro de OEPs y Resultados; relación con la industria; la realización de proyectos integradores.

El enfoque de ASIIN es a la estructura coherente, razonable del plan curricular sobre la base del crédito como unidad de medida del esfuerzo del estudiante para lograr los objetivos de los cursos; fundamentos teóricos y científicos que sustentan los fenómenos de la ingeniería; y la generación de documentos que expliquen la carrera para sus convalidaciones en el extranjero; el nivel de las tesis para obtener el título.

12. CONCLUSIONes

Las decisiones de los directivos sobre la calidad de sus programas son previas a la decisión de acreditar internacionalmente las carreras. A pesar de ser un país exportador de bienes primarios, tenemos un largo camino para agregar valor a la producción exportable. En los últimos años se ha avanzado en acreditar programas de ingeniería y tecnología en el Perú y se ha implementado estándares de calidad públicos y privados. La observación concreta de mejoras en el logro de los OEPs., medida en los empleadores evidencia a profesores y administradores la utilidad de la implementación de un plan de mejora continua. Medir, evaluar y mejorar; involucrar a los profesores y empleadores,  es la clave del funcionamiento del plan de mejora continua.

Las relaciones con los comités técnicos consultivos orientan sobre la dirección que siguen los planes de estudio de las carreras. Ellos ayudan a proponer proyectos a ser ejecutados en los distintos cursos de manera conjunta; invierten en investigaciones aplicadas. Sirven de recurso para encontrar pasantías y prácticas para los estudiantes. Y Son fuente de participación en seminarios y actividades de divulgación profesional. Es necesario los empresarios se involucren en los comités técnicos consultivos. 

Referencias Bibliográficas

[1] Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI: Visión y Acción.; Disponible en: 

http://www.unesco.org/education/educprog/wche/declaration_spa.htm. [Consultado el 9 de mayo 2012].

[2] Disponible en: http://sigu.anr.edu.pe/ [Consultado el 04 de junio 2012].

[3] Oppenheimer, Andrés. Cuentos Chinos; El engaño de Washington, la mentira populista y la esperanza de América Latina, 9ª ed. Buenos Aires: SUDAMERICANA. 2006.

[4] Disponible en:

http://www.unesco.org/education/educprog/wche/compendio.htm [Consultado el 04 de junio 2012].

[5] Disponible en:

http://www.bcrp.gob.pe/publicaciones/nota-semanal/cuadros-estadisticos.html [Consultado el 25 de abril del 2012].

[6] Disponible en:

http://www.tecsup.edu.pe/personal/pmc/inicio.jsp [Consultado el 30 de junio del 2012].

 

 

 

]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Thu, 13 Sep 2012 16:08:06 +0000
Calidad educativa en el marco del SINEACE http://gices.org/editorial/calidad-educativa-en-el-marco-del-sineace http://gices.org/editorial/calidad-educativa-en-el-marco-del-sineace

por: Lic. Juana Quevedo de Malaspina
Asociada del GICES

La exigencia de calidad educativa es un reto en el contexto actual de profundos y veloces cambios en la sociedad, como parte del gran fenómeno de la globalización, llamado también, con algunos matices, mundialización o internacionalización.  La globalización implica vivir en un  mundo sin fronteras, de mayor interdependencia y de grandes cambios en los planos económico, científico, cultural y político. Un elemento que ha posibilitado y acelerado estos cambios es la revolución científica y tecnológica, sobre todo de las tecnologías de la información y la comunicación. En la actualidad también es frecuente escuchar, que estamos en la “sociedad del conocimiento”, con lo cual se enfatiza que un factor fundamental para el desarrollo de los países es el conocimiento; a tal punto que  hoy el conocimiento resulta más importante que las materias primas o la mano de obra, a diferencia de cómo era en el pasado.

 

Por esa razón, hoy, este nuevo contexto social exige cambios en la educación, pues ésta es clave para adquirir y generar conocimiento y así insertarse de manera significativa en el proceso de globalización; esto es,  partiendo de lo que somos como país y valorando lo nuestro, hacia un desarrollo sostenible y el bienestar de todos. En tal sentido, para que esta inserción sea  significativa se necesita que el sistema educativo aporte a la construcción de conocimiento y a la formación de valores;  de allí la exigencia de calidad educativa y de toma de conciencia del rol que debemos asumir todos los que estamos involucrados en la formación de niños y jóvenes.

¿QUÉ ES CALIDAD EDUCATIVA?

 El concepto de calidad educativa es complejo. Al respecto, existen diversos planteamientos elaborados por organismos vinculados con la educación. Destacamos algunos de estos:

 La Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe (2007) considera que:

  • Existe una gran diversidad de significados de calidad educativa, ya que implica un juicio de valor respecto del tipo de educación que se quiere para formar un ideal de persona y de sociedad.
  • Como derecho humano fundamental de todas las personas, una educación de calidad debe incorporar cinco dimensiones esenciales: relevancia, pertinencia, equidad, eficacia y eficiencia.

Estas dimensiones fueron adoptadas por los ministros de educación de América Latina y el Caribe, en la Declaración de la II reunión intergubernamental del Proyecto Regional de Educación para América Latina y el Caribe, Buenos Aires, 29 y 30 de marzo del 2007.

Veamos brevemente el significado que la OREALC/UNESCO atribuye a cada una de estas dimensiones:

 La equidad:

  • Comprende los principios de igualdad y diferenciación, ya que sólo una educación ajustada a las necesidades de cada uno asegurará que todas las personas tengan las mismas oportunidades de hacer efectivos sus derechos y alcanzar los fines de la educación en condiciones de igualdad.
  • Garantiza el derecho a la igualdad de oportunidades, es decir, proporcionar más a quien más lo necesita y dar cada uno las ayudas y recursos que requiere para estar en igualdad de condiciones de aprovechar las oportunidades educativas.

Así, una educación de calidad debe ofrecer los recursos y ayudas necesarias para que todos los estudiantes, de acuerdo a sus capacidades, alcancen los máximos niveles de desarrollo y aprendizaje posibles; es decir, que todos los estudiantes, y no sólo quienes pertenecen a las clases y culturas dominantes, desarrollen las competencias necesarias para ejercer su ciudadanía, insertarse en la actual sociedad del conocimiento, acceder a un empleo digno y ejercer su libertad.

La pertinencia:

  • Una educación pertinente tiene que ser flexible y adaptarse a las necesidades y características de los alumnos y de los diversos contextos sociales y culturales.

La relevancia:

  • Una educación será relevante en la medida que promueva aprendizajes significativos desde el punto de vista de las exigencias sociales y del desarrollo personal.

Observemos que una educación difícilmente será relevante si no es también pertinente; es decir, si no considera las diferencias para aprender, que son fruto de las características y necesidades de cada persona, las cuales están a su vez mediatizadas por el contexto social y cultural en que viven.

La eficacia:

  • La eficacia implica garantizar, en términos de metas, los principios de equidad, relevancia y pertinencia de la educación.
  • Una educación eficaz  debe preguntarse permanentemente por la medida y proporción en que se logran alcanzar sus objetivos establecidos.

La eficiencia: 

  • Está relacionada con los costos del cumplimiento de los objetivos propuestos.
  • Una educación eficiente, debe lograr sus objetivos distribuyendo y utilizando de manera  adecuada los recursos necesarios.

El Informe de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI, presidida por Jacques Delors, (1996) es otro documento muy importante que amplía la perspectiva de la calidad de la educación y precisa 4 pilares de la Educación del siglo XXI, como ejes de formación en los que debemos enfatizar:

  • Aprender a conocer; esto es, adquirir los instrumentos de la comprensión, teniendo en cuenta los rápidos cambios que se dan por los avances de la ciencia y las nuevas formas de la actividad económica y social. Plantea la necesidad de una educación permanente y un aprendizaje durante toda la vida, que supone, además, aprender a aprender para poder aprovechar las posibilidades que ofrece la educación a lo largo de la vida.
  • Aprender a hacer, para poder influir sobre el propio entorno. Aprendemos para hacer cosas y nos preparamos para aportar a la sociedad. Cada vez es más necesario adquirir competencias personales, como trabajar en grupo, tomar decisiones, relacionarse, crear sinergias, etc. Aquí importa mucho el grado de creatividad que aportamos.
  • Aprender a vivir juntos, para participar  y cooperar con los demás en todas las actividades humanas. Se considera que éste es uno de los retos más importantes del siglo XXI porque nunca en la historia de la humanidad se había llegado a tener tanto poder destructivo como hoy en día. Ante tal situación, debemos aprender a descubrir progresivamente al otro; debemos ver que tenemos diferencias con los otros, pero sobre todo tenemos interdependencias, dependemos los unos de los otros y para descubrir al otro debemos conocernos a nosotros mismos. En síntesis: cuando sepa quién soy yo, sabré plantearme la cuestión de la empatía, entenderé que el otro piensa diferente de mí y que tiene razones tan justas como las mías para discrepar.
  • Aprender a ser. Un proceso fundamental que recoge elementos de los tres anteriores. Se destaca que el siglo XXI nos exige una mayor autonomía y capacidad de juicio junto con el fortalecimiento de la responsabilidad personal en la realización del destino colectivo. Y también,  no dejar sin explorar ninguno de los talentos que, como tesoros, están enterrados en el fondo de cada persona, tales como la memoria, el raciocinio, la imaginación, las aptitudes físicas, el sentido de la estética, la facilidad para comunicar con los demás, el carisma natural del dirigente, etc. Todo ello viene a confirmar la necesidad de comprenderse mejor uno mismo.

La Ley General de Educación Nº 28044, que orienta la educación en nuestro país, en su  artículo 13, establece que la calidad de la educación es el nivel óptimo de formación que deben alcanzar las personas para:

  • Enfrentar los retos del desarrollo humano
  • Ejercer su ciudadanía y
  • Continuar aprendiendo durante toda la vida.

Este concepto general que nos presenta la Ley, se centra en la formación óptima de las personas, teniendo como marco los dos fines de la educación peruana:

  • Formar personas capaces de lograr su realización ética, intelectual, artística, cultural, afectiva, física, espiritual y religiosa, promoviendo la formación y consolidación de su identidad y autoestima y su integración adecuada y crítica a la sociedad para el ejercicio de su ciudadanía en armonía con su entorno, así como el desarrollo de sus capacidades y habilidades para vincular su vida con el mundo del trabajo y para afrontar los incesantes cambios en la sociedad y el conocimiento.
  •  Contribuir a formar una sociedad democrática, solidaria, justa, inclusiva, próspera, tolerante y forjadora de una cultura de paz que afirme la identidad nacional sustentada en la diversidad cultural, étnica y lingüística, supere la pobreza e impulse el desarrollo sostenible del país y fomente la integración latinoamericana teniendo en cuenta los retos de un mundo globalizado.

(Artículo 9 de la Ley).

El Proyecto Educativo Nacional al 2021 (PEN), que es otro documento muy importante vinculado con la educación en el Perú, plantea una educación renovada, que genere cambios, destacando la necesidad de una buena educación o educación de calidad para contribuir a la transformación general del país. Sostiene que:

  • la educación es en sí misma un fin en todo proceso de desarrollo humano, en cuanto fuente de la realización de las personas, y
  • la educación es un medio para el desarrollo, en cuanto generadora de ciudadanos capaces y eficientes, imbuidos de una conciencia cívica, prestos al aprendizaje permanente y dotados de iniciativa y espíritu emprendedor
  • una educación transformada es indispensable para la democracia, pues formará ciudadanos alejados de las prácticas y valores que hacen posible el autoritarismo, la exclusión y la violencia. La educación básica ha de impulsar la vida democrática al moldear personalidades autónomas, con iniciativa y conscientes de los derechos propios y ajenos.
  • Con prácticas pedagógicas y formas de convivencia renovadas, la educación debe ser la primera experiencia de los peruanos sobre el valor de las leyes, el diálogo, la participación, las instituciones y la coexistencia pacífica.
  • la educación debe ayudar también a construir un país más equitativo. De otro lado, una educación universal de calidad favorecerá el mejor rendimiento económico de nuestra sociedad al promover la adquisición de saberes nuevos y la recuperación y revaloración del saber propio, la innovación, el manejo eficiente de los recursos y la capacidad de adaptación a entornos cambiantes.

Observamos que los planteamientos sobre calidad educativa, en la Ley General de Educación y el Proyecto Educativo Nacional de nuestro país, están en armonía con lo que plantea la UNESCO y el Informe Delors; y también, en términos generales, responden a los actuales desafíos de los cambios de la sociedad. Sin embargo, hace falta saber operativizar esta conceptualización de calidad a nivel del sistema educativo y en nuestras instituciones educativas, teniendo en cuenta la población de los diversos niveles educativos. En esta perspectiva, se ha creado el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE), que contribuye para avanzar en la construcción de una educación de calidad en nuestro país.

 

¿QUÉ ES EL SINEACE Y CUÁL SU APORTE A LA CALIDAD EDUCATIVA?

En nuestro país, el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE) se crea como una respuesta a la exigencia de la calidad educativa,  a través de la Ley General de Educación Nº 28044, en julio del 2003 y la Ley del SINEACE Nº 28740, en mayo del 2006. Actualmente ya cuenta con sus tres órganos operadores constituidos y en funcionamiento: El Consejo de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Superior Universitaria (CONEAU), El Consejo de Evaluación, Acreditación y Certificación de la calidad de la Educación Superior no Universitaria (CONEACES) y el Instituto Peruano de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Básica (IPEBA)

La finalidad del SINEACE es garantizar la calidad de las instituciones educativas, en el ámbito de la educación básica y la educación superior en función de los principios educativos considerados en la Ley General de Educación: la ética, la equidad, la inclusión, la calidad, la democracia, la interculturalidad, la conciencia ambiental, la creatividad y la innovación respondiendo a las demandas del entorno, en la perspectiva del desarrollo humano sostenible, considerando la formación y aprendizaje de los estudiantes como el factor fundamental de la calidad educativa.

El SINEACE tiene dos funciones fundamentales:

  • La acreditación de la calidad educativa de carreras, programas o instituciones, considerando los siguientes procesos:

                   - Autoevaluación, a cargo de los propios actores de la institución educativa.

                   - Evaluación externa, a cargo de entidades especializadas.

                   - Acreditación, dada por el órgano operador  

Estos procesos son interdependientes, sin embargo de naturaleza y funciones diferenciadas; así, como su nombre lo indica, la autoevaluación es ejercida por las mismas instituciones y la evaluación externa, realizada por agentes externos a la institución. La acreditación es el reconocimiento formal y público de la calidad de las instituciones.

 

  • La certificación de competencias profesionales. 

Busca reconocer las competencias adquiridas por los  profesionales, a partir de estándares de calidad que formule el SINEACE

Ambas funciones, tanto la acreditación como la certificación, son ejercidas por cada uno de los Órganos Operadores para los niveles educativos correspondientes. Así tenemos, por ejemplo, que el IPEBA es el órgano encargado de acreditar la calidad de las instituciones educativas de la Educación Básica y de la Técnico Productiva.

Para la acreditación de la calidad de las carreras, programas o instituciones, cada uno de los Órganos Operadores tiene la responsabilidad de formular los  estándares e indicadores de calidad. En tal sentido, los estándares e indicadores de calidad que están estableciendo el CONEAU, CONEACES y el IPEBA son los referentes nacionales de calidad educativa en nuestro país.

Con el establecimiento de estándares e indicadores de calidad para las instituciones educativas, los procesos de acreditación y certificación, el SINEACE contribuirá a elevar la calidad educativa en nuestro país. Es importante destacar que para que esto se dé, son fundamentales  tanto las decisiones gubernamentales  - nacionales, regionales y locales - y sus políticas de apoyo a la mejora de la calidad educativa, como la participación de la sociedad civil y de las comunidades de las instituciones educativas, emprendiendo acciones de evaluación y mejora, orientadas por los estándares de calidad.                                                                                                          

 

Referencias bibliográficas

  • Consejo Nacional de Educación (2007) Proyecto Educativo Nacional al 2021, Perú.
  • Delors, J. y cols. (1996). La Educación Encierra un Tesoro, Informe a la UNESCO de la Comisión Internacional sobre la educación para el siglo XXI, presidida por JACQUES DELORS. UNESCO. Madrid: Santillana.
  • Ley del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa Nº 28740 (2006), Perú.
  • Ley General de Educación Nº 28044 (2003), Perú.
  • OREALC/UNESCO. (2007). El Derecho a una Educación de Calidad para todos en América latina y el Caribe. Santiago. En: Revista Electrónica Iberoamericana sobre Calidad, Eficacia y Cambio en Educación. Vol 5, No. 3, pp. 1-21.
]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Wed, 05 Sep 2012 22:19:25 +0000
¿Que podemos aprender de Steve Jobs? http://gices.org/editorial/¿que-podemos-aprender-de-steve-jobs http://gices.org/editorial/¿que-podemos-aprender-de-steve-jobs

por: Roberto Barrientos
Secretario del GICES

Dada la trascendencia que los productos e ideas de Steve Jobs en la historia de la informática, del cine y de la música, creo que es importante extraer algunos aprendizajes de su teoría de la acción. Aprendizajes útiles para todos aquellos que trabajamos por el cambio y la innovación, ya sea empresas, universidades, institutos o escuelas o en sistemas enteros, como el aparato estatal con sus diversos órganos ejecutivos, ministerios, gobiernos regionales y locales.

La pasión por aprender.

“Cuanto más viejo me hago, más me doy cuenta de la importancia de la motivación” (Issacson, 2012) (p.468) , Steve Jobs hizo este comentario refiriéndose a la razón por la que el Ipod tuvo éxito y los productos de Sony u otros competidores que estaban en el mercado no. Decía “Si no te entusiasma algo, entonces no vas a dar un paso más de lo necesario, no vas a trabajar ni una hora de más, no vas a tratar de poner en duda el statu quo.”(p.469).

Hace un tiempo también me he dado cuenta de lo importante de desarrollar en uno mismo la pasión por aprender y generar esta pasión en los demás. Esto lo podemos aplicar de dos maneras en la organización. En primer lugar rediseñar la organización de manera que empuje a las personas a aprender y aprender entre colegas, y en segundo lugar usar este criterio en los procesos de selección de personal. Muchas veces se pueden tener todos los títulos y experiencia del mundo, pero haber perdido en el camino esa pasión por seguir aprendiendo, esa motivación intrínseca necesaria para la creatividad. Una persona con tales características quizá sea útil quizá para mantener a la organización, pero para transformarla y convertirla en líder en su área. La pasión supera el talento.

La “simplejidad”

La genialidad consiste en mostrar de manera simple algo complejo. Ello no significa ser simplista, sino rescatar los aspectos esenciales. Einstein decía que si tus ideas no puedes explicárselas a un niño es que no has comprendido el tema lo suficiente. El experto en cambio educativo, Michael Fullan (2008), llama Simplexity a la capacidad que tenemos que desarrollar hoy en día para mejorar organizaciones. Simplexity es una suerte de síntesis entre simplicidad y complejidad que en español podríamos traducir como simplejidad.

En el caso de Jobs se puede observar en su afán sintetizador, que se expresaba en su gusto por el minimalismo, al buscar de todos los productos Apple lo más simples y prácticos posibles. Siempre recomendaba a las personas, simplificar más y más, prueba de ello es el diseño simple y sobrio de todos los productos Apple. Un ejemplo interesante es la misma entrada de CD de las computadoras Apple. Se empecinó en hacer que solo sea una ranura de entrada para el CD y no una bandeja como tienen la mayoría de computadoras. Aquel requerimiento encarece los costos respecto a este último, pero lo importante es sintetizar y ofrecer un producto unificado.

Los innovadores de escuelas y de sistema tenemos buscar la síntesis efectiva. Esto se aplica desde la planificación curricular hasta los procesos de evaluación y el diseño de sistemas para colocar las notas de calificación a los estudiantes. Hay que simplificar y hacer que sea sencillo, práctico y eficiente, de manera que ofrezca una retroalimentación inmediata a los docentes. Viene a mi mente el trabajo de Atul Gawande, médico investigador de la universidad de Harvard, por revalorar y difundir la utilización el checklist en todos los ámbitos del actuar profesional, en su libro El Efecto Checklist (Atul Gawande, 2011). El checklist resulta una potente herramienta verificar y controlar que determinados procesos críticos se realicen. Una herramienta simple en el mundo de lo complejo.

Concentrarse en pocos elementos y no dispersarse

Cuando Jobs regresó a Apple en 1997, la empresa producía una gran cantidad de artefactos, se había diversificado al punto de producir impresoras. Él creía que esto era un serio distractor para seguir produciendo cosas innovadoras. Por lo que hizo un ejercicio de reducir a cuatro tipo s de productos y en ese momento de dejó de lado la producción de otros producto. Este fue uno de los factores del reposicionamiento de Apple en el mundo.

Toda organización debe hacer cada cierto tiempo un alto en el cambio para repensarse y evaluar lo que ha venido haciendo y lo que quiere hacer y ser en el futuro. Por eso los ejercicios de construir la misión y visión institucional, no deben ser tomados como un mero cumplimiento más, que a nadie le interesa salvo al encargado de la oficina de planificación, sino un ejercicio intenso de repensar la organización.

Este repensar la organización tiene que apuntar ser el mejor en un aspecto específico que redunde para el bien de todos. Cada escuela, universidad o instituto tiene que repensarse cada cierto tiempo. Qué se quiere hacer, a qué tipo de público voy a servir, cómo quisiera ser vista o recordada en unos años. Una vez definido o redefinido empezar a trabajar diligente y denodadamente en torno a ese sueño.

Reconocer los errores en público, pero con dignidad

El Iphone tenía problemas con la antena, a veces el teléfono no recíbia llamadas o se cortaban si se colocaba de una determinada manera, este hecho ocurrió debido a que Jobs e Ive priorizaron la estética y perfección del diseño sobre la arquitectura. Frente a este hecho reconoció en público los errores de una manera que, para muchos, hizo historia en el mundo de la publicidad.

En la rueda de prensa de aquel viernes, celebrada en el auditorio de Apple, Jobs siguió los consejos de McKenna. No imploró piedad ni se disculpó, pero logró calmar la situación demostrando que Apple había comprendido cuál era el fallo y que iban a tratar de ponerle remedio. A continuación, cambió el curso de la discusión y afirmó que todos los teléfonos móviles tenían algunos problemas. Después me comentó que creía que había sonado «demasiado irritado» en su discurso, pero en realidad consiguió alcanzar un tono que era a la vez objetivo y directo. Plasmó todo el mensaje en cuatro frases claras y concisas: «No somos perfectos. Los teléfonos no son perfectos. Todos lo sabemos. Pero queremos hacer felices a nuestros usuarios (Issacson, 2012, p. 597)

Los buenos líderes reconoces sus errores en público. En el checklist de líderes del cambio elaborado por Fullan propone una pregunta de autoevaluación para los líderes “¿He reconocido mis errores en público en los últimos 6 meses?”(Michael Fullan, 2011, p. 84). Lo que quiere decir que los líderes de cambios efectivos, al reconocer sus errores, incentivan a su equipo a arriesgarse, a cometer errores y no tener miedo a la humillación o al fracaso. Al fin y al cabo toda innovación es un riesgo y hay que tener la valentía y seguridad de asumir que existe un margen de fracaso. Si no se genera esa seguridad en el equipo empezando por el de más arriba difícilmente se podrá sobrevivir en el mundo de la innovación y la incertidumbre.

El mito de la creación

Malcom Gladwell en su artículo “El mito de la creación”, comenta que nadie crea algo de la nada (2011). Ningún genio o innovador inventa totalmente algo. Analiza cómo es que algunos de las innovaciones de la Mac en los 80 fueron copias de lo que venía trabajando el centro de investigación de Xerox en Palo Alto. El mismo Jobs reconoce que su visita a ese centro fue vital para el desarrollo de algunas características de la Mac. Gladwell afirma que los innovadores muchas veces copian cosas de otros, pero su genialidad consiste hacerlo a gran escala. Por ejemplo el mouse que lo habían diseñado en Xerox, tenía un costo de cientos de dólares, Jobs puso a trabajar a su equipo y sacaron un producto accesible a la mayoría, a 40 dólares. De la misma manera con la interfaz de usuario basada en ventanas, que fue el gran aporte del Mac en los años ochenta. Lo que hacemos es copiar lo que otros hacen y hasta un Einstein necesitó los aportes de otros. La genialidad de Jobs no estuvo en inventar algo nuevo sino en combinar genialmente arte y tecnología de manera que inventaba herramientas necesarias para el futuro.

Lo que nos dice a aquellos que queremos innovar en educación es que no debemos esperar descubrir cosas nuevas sino tener un ojo muy inquieto de observar lo que ya se viene haciendo y combinarlo hasta lograr una real innovación y mejora de la calidad de vida de las personas. Y muchas veces no solo en educación sino en todas las áreas del saber humano. Gawande en su libro “Mejor” resume en tres las habilidades un buen profesional diligencia, innovación y pasión(2007).

Inventar el futuro

Otro tema importante que se debe discutir y analizar el innovador es si vamos a “reparar el tren o construimos el avión” ¿Nuestro sistema educativo requiere parches o se requiere un sistema totalmente nuevo? Jobs decía al respecto:
Algunas personas proponen: «Dales a los clientes lo que quieren». Pero esa no es mi postura. Nuestro trabajo consiste en averiguar qué van a querer antes de que lo sepan. Creo que fue Henry Ford quien dijo una vez: «Si les hubiera preguntado a mis clientes qué querían, me habrían contestado: “¡Un caballo más rápido!” (Issacson, 2012, p. 645)
A lo que se añade lo que comentaba un periodista de Newsweek que criticó en un momento duramente el Ipad y para luego tornarse en un entusiasta del mismo: “Tiene una capacidad inquietante para crear dispositivos que no sabíamos que necesitábamos, pero sin los que, de pronto, ya no puedo vivir”(Issacson, 2012, p. 568)
El renombrado investigador organizacional Jim Collins (2009), recomienda a las empresas no hacer algo por que todos lo hacen y justificarse en ello, sino hacer lo correcto . Usa un ejemplo crudo diciendo que ese tipo de gerentes de empresas también comerían excremento bajo la justificación “diez mil millones de moscas en el mundo que comen excremento no se pueden equivocar”.

Debemos preguntarnos de cuáles personas queremos ser. Ya sea en nuestro rol como diseñadores de un nuevo sistema, o directivos de universidades, encargados de oficinas de calidad, institutos, escuelas, o docentes de aula. Cada uno debe preguntarse si quiere seguir bajo el mismo sistema o generar una nueva organización. Debemos combinar las tecnologías actuales, como Jobs, de una manera tal que creemos algo nuevo. Tomemos lo mejor de todas las experiencias para construir una escuela y universidad que responda a las necesidades de todos los estudiantes y de cada uno. No perfeccionar el trabajo actual de las entidades sino repensar otra que se pueda crear con todas las herramientas y conocimiento de que disponemos hoy en día.

En ese sentido es importante dar el peso debido a las encuestas de percepción de la calidad. Hoy en día herramientas muy usadas. Muchas veces los alumnos, al no haber tenido una experiencia mejor de educación o de aprendizaje opina sobre lo que recibe y, lo que para otra mirada es mala calidad, es percibido por los alumnos como buena educación. De la misma manera ocurre con los padres de familia. Muchas encuestas en Latinoamérica a padres sobre la calidad de la educación los padres muestran su grado de satisfacción con la calidad de la misma. Cuando el sistema educativo tiene una demostrada ineficiencia.

Por lo que más que contentarnos con que salgamos bien en encuestas de calidad en estudiantes y familias de educación básica o terciaria debemos de futurizar y basados en los avances de las ciencias relacionadas con la educación, pero que aún no se aplican de manera integrada, construir un paquete que funcione. Viene a mi mente la triple P de Fullan (2006), que es una interesante figura de innovación. El autor propone 3 elementos para realizar cambios eficaces en educación (Precisión, Personalización y Profesionalización). La Precisión en educación ya existe, estándares, indicadores y rúbricas son conocidos y usados por algunos. De la misma manera se habla de Personalización de la enseñanza y de la diversidad del niño hace ya más de medio siglo. Experiencias sobre la misma hay muchas. Respecto a la Profesionalización de la docencia, pasa lo mismo, desde hace ya 30 años se sabe cómo aprenden los docentes y los adultos. La innovación está en la integración de esos elementos conocidos por medio de un Propósito moral, es decir la renovación de las creencias docentes respecto al fin ético de la educación. “No hace falta ser la Madre Teresa para tener un fin ético”(2002, p. 45), el fin de justicia social que está y debe estar en el núcleo de toda iniciativa de mejora de la calidad educativa.

Una última enseñanza de Jobs es su capacidad de ser perseverante y tener una voluntad de hierro cuando quería desarrollar un producto. En un exhaustivo estudio que realizó Jim Collins y su equipo sobre la interrogante ¿Por qué algunas empresas mejoran su rentabilidad y otras no? uno de los elementos que descubrieron fue que era necesario un liderazgo de nivel 5 para empezar el cambio (2001). Este liderazgo tenía dos características, humildad y voluntad de hierro. El patrón descubierto fue que lo líderes de empresas que mejoraron drásticamente su rentabilidad de manera sostenible no eran egocéntricos, más que pensar en el dinero, pensaban en hacer grande su compañía asimismo eran persistentes y se entregaban denodadamente a la construcción de ese sueño.
Una primera conclusión que podemos sacar de estudiar a innovadores es: es importante la pasión por seguir aprendiendo siempre basado en pocas y ambiciosas metas, así como la virtud de la diligencia y perseverancia en el trabajo asumido.

Referencias

  • Collins, J. C. (2001). Good to great: Why some companies make the leap--and others don't: HarperBusiness.
  • Collins, J. C., & Collins, J. (2009). How the mighty fall: And why some companies never give in: JimCollins.
  • Fullan, M. (2002). Liderar en una cultura de cambio. Barcelona: Octaedro.
  • Fullan, M. (2008). The Six Secrets of Change What the Best Leaders Do to Help Their Organizations Survive and Thrive: John Wiley & Sons.
  • Fullan, M. (2011). The Change Leader. Learning to do what matters most. San Francisco: Jossey-Bass.
  • Fullan, M., Hill, P., & Crevola, C. (2006). Breakthrough: Corwin Press.
  • Gawande, A. (2007). Better: a surgeon's notes on performance: Profile.
  • Gawande, A. (2011). El efecto Checklist.
  • Gladwell, M. (2011). Creation Myth: Xerox PARC, Apple, and the truth about innovation. The New Yorker, 22, 28-33.
  • Issacson, W. (2012). Steve Jobs, La biografía. Barcelona: Random house Mondadori.
]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Thu, 30 Aug 2012 17:36:22 +0000
La calidad de la educación superior sigue en una encrucijada http://gices.org/editorial/la-calidad-de-la-educacion-superior-sigue-en-una-encrucijada http://gices.org/editorial/la-calidad-de-la-educacion-superior-sigue-en-una-encrucijada

Por: Enrique Watanabe Varas
Vocal del Consejo Directivo del GICES 

Con las dificultades inherentes a un proceso de cambio y mejora, la acreditación en la educación superior ya camina: los procesos se han consensuado, los estándares se han metodizado, los instrumentos se han construido, la autoevaluación ha empezado a funcionar. Aunque la organización en las facultades universitarias y en institutos de formación superior no ha logrado todavía establecer las estructuras necesarias, los compromisos no remontan el aislamiento social de las instituciones y no se han establecido los mecanismos normativos para integrar la educación superior entroncándola dentro del sistema educativo peruano, la acreditación se ha puesto en marcha.

Cierto es que nuestro país llegó tarde para dotarse de un sistema que regulara la calidad educativa. En el 2003, sólo el Perú y Paraguay en el contexto americano no contaban con una norma legal en este tema. Cuando en julio del 2003 la Ley General de Educación incluyó la creación del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (SINEACE), señalando que su funcionamiento estaría sujeto a la creación, mediante ley específica, de los organismos operadores del Sistema; se abrió un importante debate que trascendió los límites del Congreso e involucró a sectores de la sociedad preocupados por la crítica situación de la educación superior. El GICES surgió en ese contexto y, con el liderazgo de Juan Abugattás se constituyó el grupo para formular propuestas y seguir el proceso de elaboración de la ley del SINEACE. 

Han pasado seis años desde la reglamentación de la ley y cinco de funcionamiento de los órganos operadores del sistema y vale la pena preguntarse cómo va la experiencia, específicamente en los casos del CONEAU y del CONEACES. Vale la pena preguntar si el país está ganando la batalla por la calidad educativa y si los procesos de autoevaluación están construyendo una cultura de calidad, en suma, si estamos bien encaminados hacia el incremento de factores de competitividad nacional, que es el supuesto al que la acreditación contribuye.

Tal vez es prematuro hacerse las preguntas anteriores, pero siempre es necesario fijar el horizonte para no perderse en el camino. Si bien en tanto política pública la acreditación ya está instalada, en estos años hemos aprendido que el valor de ellas  reside en su capacidad para ser el disparador y a la vez el acumulador del esfuerzo social, lo cual quiere decir que la gente involucrada es la verdadera garantía para que las políticas se mantengan en el tiempo, se complementen y actualicen. La participación de los beneficiarios de la educación superior resulta pues indispensable para tomar decisiones y por su mirada vigilante. Hay que decir entonces –parafraseando otras circunstancias- que la acreditación es demasiado importante como para dejarla –en términos prácticos- sólo en manos de las universidades o de los institutos y de sus entornos cercanos: Así, la acreditación puede terminar como el islote que generalmente acompaña a las islas más grandes, es decir, los institutos y las universidades.

También hemos aprendido que la continuidad de políticas es fundamental, pero es imprescindible cuando se trata de navegar a contracorriente de algunos males nacionales: la improvisación o el escamoteo de lo dispuesto. Nos alegramos cuando en su primer discurso el presidente dijo: “Reforzaremos el sistema de acreditación universitaria. Los títulos a nombre de la nación que en algunos casos prácticamente se regalan, tendrán un riguroso procedimiento nacional en salvaguarda de la calidad educativa”, pero en el discurso del presente año ni una palabra de la acreditación, ni una palabra de la educación superior. Mal para un gobierno que tiene a la inclusión social como bandera, porque la inclusión verdadera, sostenible, se da cuando la gente es incluida en el conjunto de relaciones económicas y sociales que genera el desarrollo productivo, no en el asistencialismo –tal como argumenta Richard Webb-. Hoy día, si se quiere hacer inclusión productiva, la educación superior no puede quedar excluida.

Y es relevante que la continuidad de políticas se exprese desde el más alto nivel de decisión del país porque en el discurso de la reestructuración educativa que se pretende establecer, la educación superior no cuenta. La acreditación  no se ha incorporado en todas las estructuras del Estado y en todos los niveles de gobierno. Quienes creemos que no sólo se trataba de crear el sistema, sino también de integrar sus órganos operadores en las estructuras de la sociedad y el Estado, consideramos que hay tareas inconclusas, para empezar, en el propio sector educación, asegurando el cumplimento de los objetivos de la Dirección de Coordinación Universitaria del MINEDU, por ejemplo, ahora perdida en un tercer nivel organizacional.

Como aconsejan los buenos entrenadores deportivos, hay que poner más gente en la cancha, pues frente a la acreditación universitaria los sistemas tradicionales han tendido a estabilizarse y cuando no a asimilar los procesos de manera burocrática, y, como sabemos, ese es el peor camino de la acreditación como inductor de la calidad, cuando se cree que el cumplimiento de los indicadores y estándares es suficiente y constituye un propósito en si mismo.

Pero en la encrucijada de la educación superior no sólo están las instituciones educativas, las instituciones sectoriales y los que por antecedentes algo podemos decir sobre el asunto, también está el imaginario de la gente. De cuando en vez los medios de comunicación abordan la crisis de la formación universitaria, o la falta de alternativas para la formación técnica, o la pobreza de la formación en algunas carreras; y no está mal que los medios traten los problemas de la educación superior, el problema es que quienes deberían aportar soluciones, no lo hacen.

El diálogo descrito líneas abajo se dio en un programa de entrevistas radiales el pasado martes 7 de agosto, en el contexto de un recuento de vicisitudes y dificultades que la congresista Leyla Chihuán vive para apoyar el deporte, como integrante de la Comisión del Congreso de la República para la Educación, Ciencia, Tecnología, Cultura, Patrimonio Cultural, Juventud y Deporte, nada menos. El telón de fondo: el pobre desempeño de nuestros representantes en los Juegos Olímpicos de Londres, debido a la falta de una consistente política de promoción del deporte. 

Periodista Mónica Delta:

-  ¿Y por qué no pelea recursos en su Comisión?

Congresista Leyla Chihuán:

-  No, ya me cansé…

Periodista Mónica Delta:

-  Pero ¿Cómo es eso, no le hacen caso?

Congresista Leyla Chihuán:

-  No, sólo se discute sobre la creación de una y otra universidad…

Periodista Mónica Delta:

-  Ah, es que allí está el negocio, pues…

 

De nuestra parte, sin comentarios.

i Discurso del Presidente de la República del Perú, Ollanta Humala Tasso, ante el Congreso de la República, el 28 de julio del 2011, en el marco de su asunción a la Primera Magistratura del Estado.

]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Thu, 16 Aug 2012 15:32:31 +0000
Breve reseña de los procesos de aseguramiento de la calidad de la Educación Superior en el Perú y el mundo. http://gices.org/editorial/breve-resena-de-los-procesos-de-aseguramiento-de-la-calidad-de-la-educacion-superior-en-el-peru-y-el-mundo http://gices.org/editorial/breve-resena-de-los-procesos-de-aseguramiento-de-la-calidad-de-la-educacion-superior-en-el-peru-y-el-mundo

Por: Lic. María Elvira León Di Gianvito
Vocal del Consejo Directivo de GICES

Regulación, calidad y educación superior en la historia.

En el espacio de la educación superior los conceptos “Calidad” y “Regulación”, han estado estrechamente relacionados desde siempre.

Existen referencias históricas que muestran que desde que surge el concepto de educación superior, se han desarrollado diversos mecanismos y modalidades de regulación en el marco de la calidad. En el mundo antiguo eran los estudiantes o discípulos quienes establecían la pauta de la calidad, ya que basados en las referencias y cualidades de los maestros, los alumnos se trasladaban de un lugar a otro, al encuentro de quiénes tenían mayor prestigio. En la época medieval, quienes asumieron la regulación de la calidad en las universidades fueron los docentes, quienes establecían normas y procedimientos acordados y concertados por ellos. Más adelante, hubo una etapa en la que el Estado tomó un rol prioritario, controlando la organización de las instituciones, priorizando otros aspectos y dejando de lado el de la regulación, con algunas excepciones, sobre todo de universidades americanas. En la actualidad, desde la década de los 80, la mayoría de universidades en el mundo, han restablecido los procedimientos de regulación con fines de calidad, incluyendo el de autorregulación.

El aseguramiento de la calidad de la Educación Superior en diferentes países y regiones

  • Estados Unidos, Europa y Japón.

Tanto en Estados Unidos de Norteamérica como en Europa, el movimiento hacia el aseguramiento de la calidad es de larga data. El primero es el país con mayor experiencia en acreditación universitaria. La experiencia surge a inicios del siglo XX, cuando la Asociación Médica Americana (AMA) crea su Concejo y establece los criterios para la acreditación de facultades de medicina.

En las universidades europeas, los antecedentes de estos procesos se remontan a la Edad Media. En esa época las universidades abarcaban ya espacios internacionales, requiriéndose de una bula papal que “acreditase” su capacidad para otorgar títulos válidos en otros países. A partir del Tratado de Bolonia (1999), se establece que, entre otras obligaciones, los países pertenecientes al Espacio Europeo de Educación Superior, EEES, deben prever la creación de sistemas de acreditación que, mediante una evaluación interna y otra externa, vigile la calidad de cada centro formativo y su adecuación a los requisitos del mencionado Espacio.

En el caso de Japón, la práctica del aseguramiento de la calidad en la educación superior, fue introducida durante la ocupación norteamericana (1945-1950). Actualmente el sistema establece que las universidades sean evaluadas cada siete años, por organismos especializados.

  • América Latina y Perú

En América Latina, a mediados de la década de los noventa, se habían ya desarrollado, en diferentes países, procesos simultáneos orientados a buscar mecanismos que aseguraran la calidad de sus procesos educativos, desplegándose e implementándose esfuerzos por modernizar y profundizar modalidades y herramientas de evaluación de instituciones y programas, así como de profesionales. Pareciera que la máxima de que la calidad de vida de un país se encuentra muy ligada a la calidad de su sistema educativo, venía calando en muchos espacios de la región.

En Sudamérica fueron Colombia y Argentina los países que establecieron más tempranamente sistemas nacionales de acreditación de la educación superior. En el caso de Colombia, el Consejo Nacional de Acreditación, CNA, fue creado en 1992 y en 1996 se crea en Argentina, la Comisión de Evaluación y Acreditación Universitaria, CONEAU.

Al finalizar la primera década del 2000, el movimiento hacia el aseguramiento de la calidad y la acreditación en la Región, era ya imparable. En la Declaración de la Conferencia Regional de Educación Superior en América Latina y El Caribe realizada en Cartagena de Indias, Colombia, en el 2008, al referirse a la Educación Superior como derecho humano y bien público social, se establece:

“Considerando la inmensa tarea de expandir la cobertura que se presenta para los países de América Latina y el Caribe, tanto el sector público como el privado están obligados a otorgar una Educación Superior con calidad y pertinencia, por lo que los gobiernos deben fortalecer los mecanismos de acreditación que garanticen la transparencia y la condición de servicio público”.

En el Perú, a pesar de que los procesos formales de aseguramiento de la calidad, surgen con algo de retraso, en relación a los demás países de la Región, existen antecedentes que, según relata José Ignacio López Soria en su artículo “La acreditación universitaria en el Perú”, se remontan a la época de la colonia, en la que existió una institución llamada el Cosmografiato, entre cuyas responsabilidades estaba la de dar fe pública de las competencia de una persona para el ejercicio de un determinado oficio u ocupación. Modalidad de acreditación que cayó en desuso en la segunda mitad del siglo XIX, cuando se empezaron a crear las escuelas de artes y oficios para la formación de técnicos y las facultades de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y otras universidades, para la formación de profesionales.

En la época moderna, la pionera en acreditación de carreras profesionales fue medicina, a través de la Comisión para la Acreditación de Facultades o Escuelas de Medicina (CAFME), creada por ley en 1999. CAFME tenía como funciones la elaboración de los estándares mínimos para la acreditación, así como la administración del proceso y su supervisión y evaluación permanentes. La Asociación Peruana de Facultades de Medicina, ASPEFAM, jugó un rol muy importante en la creación y funcionamiento de CAFME.

Posteriormente, durante los primeros años de la década del 2000, se desarrollaron valiosas experiencias piloto de autorregulación voluntaria para la acreditación en dos de las más importantes carreras profesionales de la salud, enfermería y obstetricia, lideradas por sus respectivas Asociaciones de Facultades y Escuelas, ASPEFEEN y ASPEFOBST. En ambos casos se establecieron estándares de calidad para el funcionamiento de sus respectivas instituciones y se formaron evaluadores, tanto para los procesos de autoevaluación, como para los de evaluación externa, a cargo de pares académicos.

Entidades nacionales como la Asamblea Nacional de Rectores, el Consorcio de Universidades y la Alianza de Universidades, así como de la cooperación internacional, como OPS-OMS y USAID, contribuyeron de manera muy importante en los procesos descritos.

Simultáneamente a estos esfuerzos, se inicia un proceso para la creación de un sistema nacional para el aseguramiento de la calidad de la educación, en el que participan diversos actores. La ley del Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa, SINEACE, fue promulgada en el año 2006, y su Reglamento aprobado en el 2007, estableciendo como órgano operador para el caso de la educación universitaria, al Consejo de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Superior Universitaria (CONEAU). A partir de este momento el Estado peruano inicia oficialmente, la regulación de los procesos de acreditación de las carreras profesionales universitarias.

En la actualidad, los procesos de regulación de la educación superior se ven influenciados por una serie de factores entre los que destaca el entorno internacional, en el que la globalización y la migración de profesionales, así como la necesidad de homologar títulos, ofrece un escenario que obliga a que la evaluación tome en cuenta estándares y parámetros que permitan la adecuación y adaptación a ámbitos cultural, social y económicamente diferentes y, en muchos casos, más evolucionados que el propio.

Referencias Bibliográficas

  • Miranda J., Christian. Educación Superior, Mecanismos de Aseguramiento de la Calidad y Formación Docente. Estudios Pedagógicos XXXIII, Nº1: 95-108, Valdivia, Chile. 2007
  • Organización Panamericana de la Salud, OPS. Regulación de la Enfermería en América Latina – Serie Recursos Humanos para la Salud, N° 56. 2011
  • Organización Panamericana de la Salud - Organización Mundial de la Salud, OPS-OMS. Calidad y Regulación de la Educación y del Ejercicio Profesional en Medicina - Revisión del tema y análisis de situación en seis países de América Latina, Programa de Desarrollo de Recursos Humanos (HSR) -División de Desarrollo de Sistemas y Servicios de Salud (HSP). Noviembre 1999.
  • Nava, Hugo. Evaluación y Acreditación de la Educación Superior: El Caso del Perú. , http://www.iesalc.unesco.org.ve/. http://www.coneau.edu.ar/act_inter/semint_iesalc03/Caso_Peru.PDFhttp://www.aneca.es/comunic/docs/boletines/boletin06/docs06/casoperu.pdf
  • López Soria, José Ignacio. La acreditación universitaria en el Perú. OEI - Revista Iberoamericana de Educación - Número 35. Mayo-Agosto 2004
]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Wed, 08 Aug 2012 22:49:10 +0000
¿La educación superior responde a las nuevas demandas sociales? http://gices.org/editorial/¿la-educacion-superior-responde-a-las-nuevas-demandas-sociales http://gices.org/editorial/¿la-educacion-superior-responde-a-las-nuevas-demandas-sociales

Por: Dra. Clara Torres Deza
Vocal de Consejo Directivo de GICES

Las instituciones de educación superior forman profesionales que deben responder a las necesidades y demandas de la sociedad, así como la tendencia disciplinaria. Este profesional ejercerá  sobre un escenario que se caracteriza por su complejidad y la incertidumbre;  transformaciones  rápidas y profundas, así como el acelerado proceso de generación de conocimiento científico y técnico que permite  establecer la diferencia entre lo que se conoce y lo que se aplica efectivamente. El profesional debe ser  capaz de interpretar y comprender la realidad a  través del uso de la capacidad crítica, asimilar los cambios y realizar sus funciones con competencia que se reconoce no solo por la articulación entre la teoría y práctica, sino también por demostrar sus competencias en el desempeño profesional sustentado en los  principios éticos.

Estas transformaciones han producido un complejo y enorme proceso de cambio en las instituciones de educación superior  que se caracteriza por una “deselitización” de la educación superior, incremento  y  feminización de la matrícula, la expansión del sistema privado,  la renovación de los saberes y  la implementación de un sistema de regulación que tiende a homogenizar y estandarizar los procesos académico-administrativos para garantizar los estándares de calidad[1]

En nuestro país,  en el 2006 se promulgo la Ley de creación del sistema Nacional  de Evaluación y Acreditación y Certificación  de la Calidad Educativa (SINEACE) y se implementa en el 2007.  Desde hace cinco años que las instituciones formadoras se encuentran en proceso de análisis del modelo de acreditación, conformando sus comités de autoevaluación, procesos que se espera estén  generando una cultura de calidad;  pero ¿será suficiente? ¿Cómo garantizar que las propuestas de mejora de la calidad se implementen, y se otorguen  con los  recursos oportunamente?  El desarrollo de este proceso proporcionará la información para retroalimentar el proceso para mejorar el proceso formativo y la pertinencia de la universidad con las necesidades de la sociedad

Finalmente, es importante destacar que una de las líneas de mayor inversión es la  innovación tecnológica para la enseñanza,  además que es de una vigencia temporal corta; pero a su vez, existen cambios o mejoras  que  son posibles alcanzar, y sobretodo mantener, con la firme decisión, motivación y compromiso de docentes,  autoridades, administrativos y alumnos.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Gonzáles S. Ortiz M. Las competencias profesionales en la Educación Superior.Educ Med Super[online]. 2011, vol.25, n.3, pp. 234-243. ISSN 0864-2141.
  2. Louro I; Perdono I; Gálvez A; Sanabria G. Estrategia de preparación para la evaluación externa de maestrías.Educ Med Super[online]. 2011, vol.25, n.2, pp. 107-115. ISSN 1561-2902.
  3. Rama C. de sus tendencias. 2008
  4. Monereo C; Ignacio P. La Universidad ante la nueva cultura educativa. 2003.


[1] Rama C.  La universidad latinoamericana en la encrucijada de sus tendencias. 2008

]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Thu, 02 Aug 2012 20:41:34 +0000
La acreditación una excusa para el cambio educativo http://gices.org/editorial/la-acreditacion-una-excusa-para-el-cambio-educativo http://gices.org/editorial/la-acreditacion-una-excusa-para-el-cambio-educativo

Por: Roberto Barrientos Mollo
Secretario del Consejo Directivo del GICES

Diversos expertos en cambio educativo (Darling-Hammond, 2009; Fullan, 2009; Hargreaves, 2009) mencionan que la presión y el apoyo deben ir de la mano en procesos de mejora. Es decir, es necesaria una sana presión y ofrecer las condiciones y el soporte necesario para que las instituciones logren lo esperado. Las personas e instituciones cambian cuando pueden, deben y quieren hacerlo. Preguntémonos entonces ¿A quién le corresponde realizar las acciones y estrategias encaminadas a desarrollar el soporte, esto es, el desarrollo las capacidades de cada institución para autoevaluarse? Puesto que la autoevaluación es un tema nuevo en nuestro país, lo que implica el desarrollo de nuevas capacidades, nuevas habilidades y nuevas motivaciones.

Recordemos que uno de los supuestos de los procesos de autoevaluación es que no solo las personas son unidad de cambio sino también las organizaciones. Por lo que se debe desarrollar capacidades en los individuos y en las organizaciones ¿Le corresponde realizar dicha capacitación al SINEACE? Si revisamos la normativa, no le corresponde. Entonces le corresponde al ente ejecutivo encargado de ofrecer el soporte para el desarrollo de nuevas capacidades en la educación básica y técnico-profesional, El Ministerio de Educación. En el caso de las universidades a sus autoridades, dada su autonomía. Recordemos, que muchas veces, lo que parece resistencia al cambio es en realizad ausencia de condiciones y soporte necesario para realizarlo.

Así mismo para que una propuesta de cambio a nivel nacional tenga éxito se debe eliminar la falsa dicotomía entre reforma tipo “top-down” (arriba-abajo) versus propuestas tipo “bottom up” (abajo arriba). Apostar solamente por un esfuerzo de tipo “top-down” tiene la debilidad de no haber sido construida por todas las personas, por lo que las bases critican que ha sido impuesta pudiendo boicotearla o hacer hace caso omiso de la misma. En cambio las propuestas de tipo bottom-up tienen la debilidad de no generar un sentido de dirección como país, puesto que al generar múltiples las iniciativas se enfoca en muchas direcciones hasta generar un tipo de anarquía. Entonces la clave está en generar propuestas que eviten esa falsa dicotomía. Se requiere una combinación que genere la consigna “nosotros” (we-we)(Fullan, 2008). En la que la propuesta no es de “ellos” sino de todos nosotros. La desalienación en el sistema es aún grande, pese a los loables esfuerzos de muchos líderes. Por lo que el trabajo de los impulsores de la reforma es hacer que todos se apropien de la iniciativa. El estado debe ofrecer la dirección desde arriba y las bases deber ir empoderándose de la misma.

Aplicando estas ideas al caso del proceso de acreditación descubrimos que viene a ser un tipo de cambio o fuerza de cambio propuesto desde arriba. Esto es, el SINEACE por medio de sus órganos operadores genera unos modelos de calidad, debidamente validados, al cual deben amoldarse las instituciones educativas de los diversos niveles. Por lo que resulta un esfuerzo de tipo Top-down.

Si es que se quiere que la fuerza de cambio del sistema de aseguramiento de la calidad en nuestro país tenga éxito debe complementarse con esfuerzos de tipo bottom-up. En el caso de los procesos de acreditación es deber del estado generar iniciativas para que la población se empodere de la propuesta; asimismo, es deber de las diversas asociaciones de la sociedad civil impulsar el desarrollo de una conciencia colectiva de exigir calidad.

En este punto, cabe recordar que toda nueva solución trae nuevos problemas. Es decir, no existen soluciones puras, tenemos que estar preparados para los posibles problemas que pueda traer y sopesar que el remedio no sea peor que la enfermedad. En el caso de la acreditación los efectos son más positivos; pero se debe generar espacios para que los diversos actores descubran que es un espacio para el cambio, una excusa para el mismo. Y no caer en los potenciales nuevos problemas como el realizar una simulación y quedarse en un simple papeleo, cumpliendo solo con evidencias y sin cambiar la cultura organizacional.

Por lo que toca a todos nosotros, sociedad civil y líderes educativos, renovar nuestro impulso y la energía que lleve a desarrollar diversas iniciativas para apoyar el proceso de aseguramiento de la calidad del SINEACE. El SINEACE “solo” no va a poder desarrollar una cultura de rendición de cuentas, de evaluación y cultura de la mejora continua. Es trabajo de todos los que creemos en la educación como llave del cambio ¿Qué estamos haciendo para hacer eco de las acciones que desarrollan los órganos operadores? ¿Qué estamos haciendo para pedir a los mismos que rindan cuentas que lo que están trabajando? ¿Qué otras iniciativas estamos realizando para apoyar, desde el externo, los procesos de aseguramiento de la calidad? Espero que estas preguntas sirvan para la reflexión y autoevaluación personal.

Referencias:

  • Darling-Hammond, L. (2009). Teaching and the change wars: The professionalism hypothesis. In A. Hargreaves & M. Fullan (Eds.), Change Wars. Bloominghton: Solution Three.
  • Fullan, M. (2008). The Six Secrets of Change What the Best Leaders Do to Help Their Organizations Survive and Thrive: John Wiley & Sons.
  • Fullan, M. (2009). Have theory, will travel: A Theory of action for system change. In A. Hargreaves & M. Fullan (Eds.), Change Wars. Bloominghton: Solution Three.
  • Hargreaves, A. (2009). The Fourth Way of Change: Towards an Age of Inspiration and Sustainability. In A. Hargreaves & M. Fullan (Eds.), Change Wars. Bloominghton: Solution Three.
]]>
redaccion@gices.org (GICES) Editorial Thu, 19 Jul 2012 05:39:24 +0000