Jueves, 02 Agosto 2012 20:41

¿La educación superior responde a las nuevas demandas sociales?

Valora este artículo
(0 votos)

Por: Dra. Clara Torres Deza
Vocal de Consejo Directivo de GICES

Las instituciones de educación superior forman profesionales que deben responder a las necesidades y demandas de la sociedad, así como la tendencia disciplinaria. Este profesional ejercerá  sobre un escenario que se caracteriza por su complejidad y la incertidumbre;  transformaciones  rápidas y profundas, así como el acelerado proceso de generación de conocimiento científico y técnico que permite  establecer la diferencia entre lo que se conoce y lo que se aplica efectivamente. El profesional debe ser  capaz de interpretar y comprender la realidad a  través del uso de la capacidad crítica, asimilar los cambios y realizar sus funciones con competencia que se reconoce no solo por la articulación entre la teoría y práctica, sino también por demostrar sus competencias en el desempeño profesional sustentado en los  principios éticos.

Estas transformaciones han producido un complejo y enorme proceso de cambio en las instituciones de educación superior  que se caracteriza por una “deselitización” de la educación superior, incremento  y  feminización de la matrícula, la expansión del sistema privado,  la renovación de los saberes y  la implementación de un sistema de regulación que tiende a homogenizar y estandarizar los procesos académico-administrativos para garantizar los estándares de calidad[1]

En nuestro país,  en el 2006 se promulgo la Ley de creación del sistema Nacional  de Evaluación y Acreditación y Certificación  de la Calidad Educativa (SINEACE) y se implementa en el 2007.  Desde hace cinco años que las instituciones formadoras se encuentran en proceso de análisis del modelo de acreditación, conformando sus comités de autoevaluación, procesos que se espera estén  generando una cultura de calidad;  pero ¿será suficiente? ¿Cómo garantizar que las propuestas de mejora de la calidad se implementen, y se otorguen  con los  recursos oportunamente?  El desarrollo de este proceso proporcionará la información para retroalimentar el proceso para mejorar el proceso formativo y la pertinencia de la universidad con las necesidades de la sociedad

Finalmente, es importante destacar que una de las líneas de mayor inversión es la  innovación tecnológica para la enseñanza,  además que es de una vigencia temporal corta; pero a su vez, existen cambios o mejoras  que  son posibles alcanzar, y sobretodo mantener, con la firme decisión, motivación y compromiso de docentes,  autoridades, administrativos y alumnos.

BIBLIOGRAFÍA

  1. Gonzáles S. Ortiz M. Las competencias profesionales en la Educación Superior.Educ Med Super[online]. 2011, vol.25, n.3, pp. 234-243. ISSN 0864-2141.
  2. Louro I; Perdono I; Gálvez A; Sanabria G. Estrategia de preparación para la evaluación externa de maestrías.Educ Med Super[online]. 2011, vol.25, n.2, pp. 107-115. ISSN 1561-2902.
  3. Rama C. de sus tendencias. 2008
  4. Monereo C; Ignacio P. La Universidad ante la nueva cultura educativa. 2003.


[1] Rama C.  La universidad latinoamericana en la encrucijada de sus tendencias. 2008

Leer 1596 veces