Domingo, 18 Noviembre 2012 02:51

Educación permeable y sistemas de formación: la reducción de las barreras y el incremento de oportunidades

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Los países europeos están trabajando duro para hacer que los sistemas de educación y formación sean más flexibles, pero las  inconsistencias del sistema pueden reforzar el problema en lugar de eliminar los obstáculos:
Los geólogos nos dicen que hay muchos tipos de roca permeable, por ejemplo, tiza, piedra caliza y arenisca. Aunque diferentes, todos ellos permita que el líquido o el gas pase a través de ellos en cualquier dirección, horizontalmente, verticalmente o de una capa a la siguiente, como la madre naturaleza decide.
La permeabilidad se está aplicando también a los sistemas de educación y formación. La idea es que los estudiantes, según ellos lo  decidan, puedan moverse fácilmente entre los diferentes tipos de educación, ( académica y profesional) y entre los diferentes niveles (por ejemplo, secundaria, media, técnica o educación superior).
Esta es una prioridad de los países europeos, sin embargo aún existen trabas institucionales para generar dicha permeabilidad.

Más allá del acceso: el reconocimiento de las experiencias individuales de aprendizaje
Permitir y fomentar el acceso formal a la educación o la formación, en cualquier nivel, es importante, pero es sólo un primer paso. Permeabilidad real debe permitir a los estudiantes a transferir y aprovechar todos los tipos de sus aprendizajes previo, ya sean estos formales, no formales o informales donde quiera que el aprendizaje se haya llevado  a cabo, en la escuela, el trabajo o en el ocio.
En consecuencia, decidir si una persona puede:

  • tener acceso a ciertas formas de educación y formación;
  • ser admitido en un curso o programa específico;
  • estar exentos de ciertas partes del mismo;
  • tener su formación previa reconocida como equivalente a una determinada titulación, y / o
  • Tener derecho a ejercer una actividad profesional; debería depender, no sólo en el aprendizaje formal, sino también reconocer todo tipo de aprendizaje previo. Para los alumnos esta visión más amplia de lo que se considera como aprendizaje relevante hace una diferencia sustancial. Le da valor a los resultados de aprendizaje adquiridos a través del tiempo y en diferentes contextos.

La mayoría de países acepta convalidación de certificaciones formales.  Y en algunos casos se permite el saltarte algunas materias. Pero buenas prácticas en procedimientos de validación  en países como Finlandia, Francia, Noruega, Países Bajos y Portugal demuestran que es posible avanzar en esta dirección. En las últimas dos décadas se ha producido un desarrollo constante de las iniciativas europeas y nacionales de ayuda a la validación, el reconocimiento y transferencia de créditos (Recuadro 1). Cada vez más vinculado a los nuevos marcos de cualificaciones, estos instrumentos pueden ser vistos como elementos básicos de una estrategia para desarrollar la permeabilidad de la educación y la formación.

Para hacer esto es necesario generar los Marcos Nacionales de Calificación (National Qualifications Framework). Aproximadamente 30 países europeos están desarrollando o han diseñado NQF  integrales que abarcan todos los tipos y niveles de cualificación.
Algunos países, como Finlandia, los Países Bajos, Suecia y Noruega, van más allá, utilizando sus marcos nacionales de calificaciones (NQF) para mostrar vínculos entre la educación inicial y continua y la formación. NQF pueden llegar a ser un instrumento clave para la identificación de todos los tipos de oportunidades de aprendizaje en los mismos niveles o diferentes.
La permeabilidad y la reforma institucional
Las relaciones entre los programas de educación técnico-profesiona (Vocational Educational Training – VET)  y la enseñanza superior, las estructuras institucionales y la educación y perfiles formativos influyen significativamente en la permeabilidad.

Profundizando la permeabilidad

Mientras que muchos pasos se han tomado para hacer que los sistemas de educación y formación más permeable, existe el peligro de que los estudiantes continuarán enfrentando barreras a sus trayectorias de aprendizaje deseados.
La validación, reconocimiento, transferencia de créditos y marcos de cualificaciones se están convirtiendo lentamente en características permanentes de la educación europea y en el nuevo paisaje de la formación. En muchos casos, cubren sólo partes y no la totalidad del sistema de educación y formación y, paradójicamente, acaban reproduciendo  la estructura segmentada y jerarquizada que querían saltar.
Existen problemas similares con la validación. Los países en gran medida han optado por desarrollar mecanismos de validación vinculadas a los subsistemas, como la formación profesional y la educación superior. Pocas iniciativas han puesto de relieve los vínculos existentes entre los distintos subsistemas e instituciones. Una excepción es Francia, donde todas las calificaciones registradas en su marco nacional de calificaciones también pueden ser otorgados a través de la validación
Que los diferentes instrumentos deben trabajar juntos es bastante conocido. El vínculo clave entre las empresas y el sector público en el desarrollo e implementación de iniciativas de validación europeas y nacionales se destaca como un objetivo primordial. Pero los vínculos y la interacción entre los diferentes instrumentos del sector público y privado sólo puede establecerse a largo plazo. Pero la ausencia casi total de contacto y
comunicación entre los actores y las instituciones es, tal vez, una señal de advertencia de que las cosas no funcionen como se esperaba.

Mentes permeables

La permeabilidad es no sólo sobre  de las barreras institucionales y burocráticas. Los antecedentes familiares son un factor importante que influyen en las opciones de educación y formación. El reciente estudio del Cedefop sobre la participación laboral, muestra que los estudiantes de Educación profesional y ténica, configuran sus preferencias  influenciados fuertemente por los antecedentes educativos de sus padres. Esto incluye la elección entre la educación general y la formación profesional, y decidir si desea o no continuar con la educación superior. El estudio argumenta que esta consistente  'reproducción de la desigualdad " (que no ha cambiado en las últimas décadas) en parte mantiene una estructura de la educación superior, la que es percibida como inflexible y poca relevancia. Esto implica una debil movilidad intergeneracional tanto entre las ocupaciones y como en los niveles de educación.

La educación y la permeabilidad del sistema de formación debería ser juzgado por su capacidad para estimular el aprendizaje individual y ofrecen diversos itinerarios de aprendizaje. Los estudiantes necesitan oportunidades para seguir aprendiendo durante toda su vida para evitar ser atrapado entre la espada y un lugar duro.
Conclusión

El nivel de educación y  permeabilidad del sistema de formación debería ser juzgada por su capacidad para estimular el aprendizaje individual y ofrecer diversos itinerarios de aprendizaje. Los estudiantes necesitan oportunidades para seguir aprendiendo durante toda su vida para evitar ser atrapado entre la espada y la pared.

Leer 1586 veces
Roberto Barrientos

Es coordinador del área de Gestión y Liderazgo en Instituto Apoyo, vicepresidente del Grupo de Iniciativas para la Calidad de la Educación Superior y docente del Instituto para la Calidad de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Ha realizado estudios de posgrado en planificación y evaluación educativa en Italia, Argentina y Perú. Su pasión es la mejora y transformación de instituciones y sistemas educativos.

Sitio Web: www.robertobarrientos.pe/